Es muy común escuchar que se busca una dieta para reducir el Colesterol y los Trigliceridos, en realidad lo que necesitamos hacer es un cambio de hábitos alimentarios con los cual ayudaremos a nivelarlos.

Los cambios de hábitos alimentarios que te sugerimos son:

  1. Agregar a tu dieta frutas y verduras frescas: reducen el aprovechamiento intestinal del colesterol. Además, aportan múltiples vitaminas y minerales con efecto antioxidante y evitan que se desprendan las placas de ateroma de las arterias.
  2. Consume ajo y  cebolla, contienen aceites volátiles que hacen la sangre más fluida evitando la formación de coágulos.
  3. Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra (legumbres, vegetales, cereales integrales, etc.) reducen el aprovechamiento intestinal del colesterol y aumentan la sensación de saciedad.
  4. Agrega salvado de avena, es una fibra insoluble con reconocido efecto reductor del colesterol una forma ideal de tomarlo es en pan por ejemplo en el desayuno. También se puede tomar en copos añadiéndolo a sopas y caldos.
  5. No te olvides que la vitamina E, es un antioxidante que evita el desprendimiento de las placas de ateroma, se encuentra en el aceite de oliva, aguacate y brócoli.
  6. La vitamina C previene el endurecimiento de las paredes arteriales y se encuentra en las naranjas, limones, kiwi, verduras de hoja verde crudas, perejil, pimientos y tomates.
  7. Utiliza también los fitoterapicos como te de ajenjo, yaguarete po, en pocas palabras todos los remedios yuyos que resulten amargos.
  8. Las semillas de chía, granola, lino y otros también son muy efectivos los puedes tostar en una sartén de teflón e ir agregando cucharadas a ensaladas frescas, colocarlos en jugos o simplemente licuarlos en leche.
  9. No dejes pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
  10. No dejes pasar más de 4-5 horas entre comidas.
  11. Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarte, debes comer o tomar un snack (tipo media mañana o merienda).
  12. Tomar un vaso de agua templada con 2-3 gotitas de limón antes de desayunar, es antioxidante, reduce la acidez interna y activa hígado y vesícula.
  13. Beber de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas.
  14. Un mito a desterrar es que no podemos consumir huevo cuando tenemos el colesterol y el triglicérido alto, NO es tu enemigo, la yema contiene colesterol pero también lecitina un “antídoto” natural que reduce su absorción a nivel intestinal.
  15. Reduce el nivel de estrés ya  que provoca la misma respuesta fisiológica que la cafeína. Es recomendable practicar caminatas, técnicas de relajación o yoga.