El secreto de poder seguir una dieta sin caer en el intento, es controlar esas ganas irresistibles que nos asaltan a veces a la hora de comer. Te damos unos tips para LOGRARLO!

  1. Evita comer entre horas: establece tus horarios para tus comidas y trata no saltártelos. Programa tus comidas básicas con regularidad (3-4 horas) y haz una merienda ligera y nutritiva.
  2. Debes masticar despacio: no comas aceleradamente, date tu tiempo para masticar y saborear. Hacen falta unos 20 minutos para que el cerebro mande la señal al estómago de saciedad.
  3. No hagas las compras con hambre: intenta ir al supermercado cuando ya hayas comido, de esta manera evitarás comprar cosas que se te antojen y que realmente ni necesitas ni te vienen bien.
  4. Come en un ambiente tranquilo: evita comer en zonas de trabajo o mientras realizas otras actividades o estás viendo la televisión. En estos momentos estamos comiendo distraídos y tenemos la posibilidad de comer más de la cuenta. Procura hacerlo de un modo tranquilo y dando al cuerpo la oportunidad de disfrutar de cada bocado de tu alimento.
  1. Aumenta tu consumo de fibra:intenta incluir en tu dieta frutas, verduras y vegetales. La fibra es un buen aliado, gracias a que se digiere más lentamente nos da esa sensación de saciedad durante más tiempo.
  2. La hidratación es un punto clave:beber es fundamental en cualquier dieta y además conseguimos un efecto de saciedad. Si te atacan esas ganas irresistibles de comer, prueba a beberte un vaso de agua.
  3. Las horas que Duermes deben de ser de 8 horas: cuando no dormimos las horas necesarias nos levantamos con esa sensación de cansancio. Nuestras hormonas del apetito están desequilibradas y es muy probable que caigamos con más facilidad en la trampa de comer de más.
  4. Las emociones:muchas veces nos dejamos llevar por nuestro estado de ánimo. No comemos por hambre sino por ansiedad, aburrimiento… y muchas de estas veces devoramos justo lo que menos falta nos hace. Intenta controlar esos momentos.
  5. Evita alimentos dulces:limita al máximo alimentos como dulces, pasteles, pastas…que aportan niveles altos de azúcar en sangre. Intenta sustituirlos por algo que te sacie y no te aporte demasiadas calorías.
  6. Realiza caminatas regularmente:además de ser algo imprescindible en tu vida y para mantenerte en forma, ayudará a entretenerte y motivarte y de este modo intentar no refugiarte en la comida.

Con fuerza de voluntad y disciplina podrás conseguir continuar con tu dieta y lo más importante es hacerlo siempre de una manera saludable.