Por: Dr. Eduardo Chavarri Joo
Director de la Escuela de Posgrado de la UNIDA
——————————————————————————

EL CAMBIO DE MODELO PRODUCTIVO DE LA MANUFACTURA A LA MENTEFACTURA

  La transición de una economía basada en el trabajo manual a una economía basada en el trabajo mental intelectual, de gente que se gana la vida que se gane la vida con la cabeza, esto da como resultado una nueva expresión llamada Mentefactura la cual permite describir un futuro apoyado en el conocimiento y en los intangibles, innovando desde dentro de la empresa para generar beneficios tanto económicos como sociales.

  La mentefactura rompe los antiguos modelos organizacionales basados en el paradigma tradicional que está vinculado a modelos jerárquicos, especialización en funciones, repetición, dependencia,… Los modelos de futuro tratan de trabajar con la capacidad de resolver problemas, la interacción y también la parte emocional porque en un ambiente de tensión no podemos ser creativos. Entonces podemos resumir que Mentefactura representa una novedosa forma de entender el trabajo relacionandolos valores, vinculados con la capacidad de idear y la de interactuar.

  El Índice Mundial de Innovación 2014 presenta a Paraguay, en el puesto 89 de entre de 140 países, muy alegado de los países desarrollados, que sostienen su crecimiento en la innovación y en el desarrollo de nuevo conocimiento, esto nos obliga a repensar nuestros modelos organizacionales para adecuarlos de forma tal que con una adecuada gestión del conocimiento dentro de las organizaciones podamos impulsar una transformación económica que nos permita avanzar a puestos de vanguardia en el mundo actual.

  Juan José Goñi es el autor del libro Mentefactura, el cambio del modelo productivo, plantea que en la actividad productiva todas las empresas grandes reducen puestos de trabajo porque usan economías de escala para modernizar procesos. Si estamos preocupados por el empleo tenemos que pensar en actividades creadoras de puestos de trabajo no automatizables, incorporando nuevos conocimientos para hacer productos de más valor. Tenemos que tener más personas diseñando procesos que quizá luego no se produzcan aquí. Las empresas del futuro que crecerán serán las que sepan conectar la relación del cliente con el diseño. Tenemos mucha cultura de entrega, sin embargo el cliente no quiere el producto sino el servicio, la experiencia vinculada a él.

  Es decir, para Goñi, la Innovación pasa por orientar la empresa al valor, a la generación del mismo más allá de lo contractual (incluyendo a las y los trabajadoras y las alianzas). La necesidad de compartir ideas, proyectos, recursos, conocimientos y riesgos es creciente a nivel social (redes sociales, crowdfunding, clusters,…)

  El trabajo hoy reside mayoritariamente en las empresas y es en éstas donde se ha de producir la transformación hacia nuevos modelos de relación personal con el trabajo y sus resultados. La innovación, de la que tanto esperamos, se ha de dirigir sobre todo hacia los elementos intangibles de las relaciones personales: cambiar las relaciones de poder para construir la cooperación. Solo así lograremos un resultado eficaz para el conocimiento que poseen las personas y que debe circular en las empresas para innovar. Mentefactura es una palabra que no existe en el diccionario hoy en día, como tampoco existe en la práctica esta nueva forma de entender la empresa.