ESTE SALARIO ES MÁS IMPORTANTE PARA TU CARRERA QUE EL ECONÓMICO

Existe la tendencia a pensar que la mejor motivación en un empleo puede ser un buen salario, pero no.

Sin embargo, pensar que la mejor motivación y la mejor compensación es siempre el dinero es un gran error. Existen otro tipo de motivaciones, compensaciones y salario que complementan al económico y que en muchas ocasiones pueden ofrecer más satisfacción para el empleado.

De acuerdo con una encuesta de 2014 hecha por el portal de reclutamiento OCC,

  • 78% de las personas en trabajos formales renuncian a su empleo en busca de crecimiento profesional.
  • el 72% por un mejor salario.
  • 49% para encontrar mejores prestaciones.

Las nuevas generaciones de trabajadores, los millennials como ejemplo, ya no tienen suficiente con el salario económico; necesitan además ser recompensados con otro tipo de retribución que les ayude a conciliar la vida profesional y familiar.

Existen 6 motivos principales por los que una persona abandona su empleo:

  1. Falta de reconocimiento
  2. Que sea regla trabajar fuera del horario establecido (u horarios inflexibles).
  3. Que no se sienta realizado o disfrute su trabajo.
  4. Que esté mal pagado.
  5. Que no existan posibilidades de crecimiento.
  6. Que el trabajo no sea flexible.

Harvard Business Review descubrió que los trabajadores estadounidenses no están realmente comprometidos con su trabajo y, en este sentido, los millennials son los que están menos comprometidos (71%); con este porcentaje se perfilan como la generación menos implicada con su lugar de trabajo.

El cambio laboral en las nuevas generaciones se debe a su perspectiva laboral. La investigación de Harvard muestra que para los millennials es importante estar en una organización donde se les permita crecer y aprender; que el trabajo que realicen sea de verdad interesante y que exista posibilidad de crecimiento. Mientras que para sus padres (los Baby Boomers) lo importante era contar con un buen jefe y un buen sueldo.

 

El valor de tu “salario emocional”

El salario emocional, se refiere a todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo es incentivar de forma positiva la imagen que tiene sobre su ambiente laboral e incrementar su productividad, así como satisfacer las necesidades personales, familiares o profesionales que manifiesta, mejorando su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional.

Este tipo de retribución puede actuar como “factor motivador” de los empleados y así mejorar la opinión que los trabajadores tienen de la empresa. Por lo tanto, no se trata de recibir una mayor cantidad de dinero, sino de recibir prestaciones que el trabajador entiende como beneficios más valiosos que un aumento de sueldo.