Vivimos un mundo donde el Marketing publicitario va marcando los gustos de los consumidores. Los fabricantes a menudo incluyen afirmaciones sobre lo sano que es un alimento en la parte anterior del envase (como “sin grasas” o “sin colesterol”). Mucha gente se pregunta si puede confiar en la veracidad de estas afirmaciones. Lo cierto es que la FDA exige a los fabricantes de productos alimenticios que aporten pruebas científicas para poder hacer esas afirmaciones.

¿QUÉ SIGNIFICA LO QUE LEEMOS EN LAS ETIQUETAS?

  • Contenido reducido en grasassignifica que contiene un 25% menos de grasa que el producto normal de la misma marca.
  • Light: significa que contiene un 50% menos de grasa que el mismo producto en su presentación habitual.
  • Bajo contenido en grasas: significa que contiene menos de 3 gramos de grasa por ración.Pero cuidado, que un alimento tenga un bajo contenido en grasas, no tienen que ser necesariamente bajo en calorías ni nutritivo. Un alimento de bajo contenido en grasas puede tener un elevado contenido en azúcares. Las empresas de productos alimenticios también pueden incluir afirmaciones como “sin colesterol”, lo que no significa necesariamente que el producto tenga un bajo contenido en grasas.

 

QUE TAMAÑO ES LA RACIÓN Y CUANTAS RACIONES CONTIENE EL PAQUETE DE ALIMENTO:

En las etiquetas de los alimentos, se encuentran un listado referido al tamaño de una ración promedio. Se trata de un tamaño establecido por el fabricante, basado en la cantidad que suele consumir la gente. Toda la información sobre el valor nutricional de un alimento que aparece en el listado de su etiqueta se calcula teniendo en cuenta el tamaño de una ración. Por lo tanto, si la ración es de dos galletas y usted se come cuatro (o sea, dos raciones), deberá multiplicar por dos toda la información nutricional.

La cantidad de raciones por envase indica cuántas raciones contiene el paquete entero. Por lo tanto, si una ración es de una taza y el paquete entero contiene cinco tazas, habrá cinco raciones por paquete.

CALORÍAS:

Una caloría es una unidad de energía que mide la cantidad de energía que proporciona un alimento al cuerpo. La cantidad de calorías que aparece en una etiqueta alimentaria indica cuántas calorías contiene una sola ración.

CALORÍAS PROCEDENTES DE LAS GRASAS:

La segunda cifra de la etiqueta, referida a las calorías procedentes de las grasas, indica las calorías totales procedentes de las grasas que contiene una ración. La etiqueta indica las grasas para que la gente pueda controlar la cantidad de grasa que contiene su dieta.

Por lo general, los dietistas y los nutricionistas recomiendan que los adultos no ingieran más del 30% de sus calorías diarias procedentes de la grasa. Esto significa que, si los alimentos que usted ingiere en el transcurso del día contienen un total de 2.000 calorías, no más de 600 de esas calorías deberían proceder de las grasas. Los niños pequeños, de entre uno y tres años, deben obtener entre un 30 y un 40 % de las calorías a partir de la grasa; y los niños de entre cuatro y 18 años deben obtener entre un 25 y un 30 % de las calorías a partir de la grasa.

 VALORES PORCENTUALES DIARIOS:

Los valores porcentuales diarios aparecen en una columna a la derecha del envase, se expresan en forma de porcentajes e indican la cantidad de cada nutriente que obtiene una persona al ingerir una ración del alimento. Si una ración de determinado alimento contiene un 18% de hierro, significa que aporta el 18% de las necesidades diarias de hierro en una dieta de 2.000 calorías diarias.

El valor porcentual diario es muy útil para determinar si un alimento tiene alto o bajo contenido en ciertos nutrientes. Si un alimento tiene un 5% o menos de determinado nutriente, se considera que tiene un bajo contenido en dicho nutriente. Se considera que un alimento es una buena fuente de determinado nutriente si su porcentaje oscila entre el 10 y el 19%. Si el alimento contiene el 20% o más de un nutriente, se considera que tiene un alto contenido en ese nutriente.

Utilice las etiquetas alimentarias a modo de guía para saber si un alimento es nutritivo en general, pero no se preocupe por calcular con exactitud la cantidad exacta de nutrientes que contiene.

 

 

GRASAS TOTALES:

Esta cifra indica la cantidad de grasa que contiene una sola ración del alimento y se suele expresar en gramos. Aunque el hecho de ingerir demasiada grasa puede desembocar en obesidad y otros problemas de salud relacionados, nuestro cuerpo necesita cierta cantidad de grasa cada día.

 GRASAS SATURADAS Y GRASAS TRANS:

Las grasas saturadas suelen proceder de productos de origen animal, como la mantequilla, el queso, la leche entera, los helados y las carnes. Algunas galletas dulces y saladas, frituras, tentempiés y alimentos preparados también contienen grasas trans.

 GRASAS NO SATURADAS:

Las grasas no saturadas también aparecen debajo de las grasas totales. Los alimentos con alto contenido en grasas no saturadas son los aceites vegetales, los frutos secos y el pescado. Las grasas no saturadas se suelen conocer como “grasas buenas” porque no aumentan la concentración de colesterol en sangre como lo hacen las grasas saturadas. La mayoría de las grasas que ingiere una persona deben ser de tipo no saturado.

COLESTEROL:

La mayor parte del colesterol que necesita una persona se fabrica en el hígado. Sin embargo, alimentos como la carne, las aves, los huevos y los lácteos elaborados con leche entera también contribuyen a elevar la concentración de colesterol.

SODIO:

El sodio, uno de los componentes de la sal, también aparece en la información nutricional de las etiquetas alimentarias y se expresa en miligramos.

HIDRATOS DE CARBONO TOTALES:

Expresada en gramos, combina varios tipos de HC: fibra alimentaria, azúcares y otros hidratos de carbono. Los hidratos de carbono son la principal fuente de calorías. Hasta el 60% del total de calorías que ingiere un niño cada día debe proceder de los hidratos de carbono.

FIBRA ALIMENTARIA:

Indicada dentro del apartado de los carbohidratos, la fibra alimentaria no contiene calorías, pero es una parte necesaria de una dieta saludable. Las dietas con un elevado contenido en fibra favorecen la regularidad intestinal, ayudan a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon y ayudan a reducir la concentración de colesterol en sangre.

AZUCARES:

También indicados dentro del apartado de los carbohidratos en las etiquetas alimentarias, los azúcares se encuentran en la mayoría de los alimentos. La fruta contiene, por naturaleza, azúcares simples, pero también contiene fibra, agua y vitaminas, lo que la convierte en una elección saludable.

EVITE ALERGIAS ALIMENTARIAS LEYENDO LAS ETIQUETAS DE LOS ALIMENTOS:

Las etiquetas alimentarias también incluyen los ingredientes y si son aptos para ciertos pacientes como los celiacos.