Por: Dr. Eduardo Chavarri Joo
Director de la Escuela de Posgrado de la UNIDA
——————————————————————————

LOS GERENTES DEL SIGLO XXI Y SU CONCEPCIÓN MODERNA DEL POTENCIAL HUMANO

  En los tiempos actuales una adecuada gestión del potencial de nuestros colaboradores en la empresa, pasa por concebir al hombre dentro de la organización como un elemento vivo que hay que optimizar a partir de una visión holística, dinámica y competitiva, en la que se oriente y afirme una verdadera interacción entre lo social y lo económico.

  A inicios del siglo XX, en los tiempos de Taylor y Fayol, ya era motivo de preocupación el entender cuáles son los elementos que motivan un incremento en la productividad de los trabajadores; George Elton Mayo, teórico social, sociólogo y psicólogo industrial especializado en teoría de las organizaciones, las relaciones humanas y el movimiento por las relaciones humanas, llegó a la conclusión, después de una serie de experimentos, que los factores psicológicos afectan más que los físicos en los trabajadores en relación a la productividad de los mismos.  Lo planteado por Elton en relación a que el nivel de producción no está determinado por la capacidad física o fisiológica del trabajador (teoría clásica), sino por las normas sociales y las expectativas que lo rodean, cambió la visión de la gestión de los recursos humanos que se tenía hasta mediados del siglo XX.

  En la película "Tiempos Modernos" de Charlie Chaplin, se visualizó en algunas de sus escenas que la repetición de la misma tarea lleva a los obreros al hastío y la frustración. Las personas al final son dominadas por las mismas máquinas con las cuales trabajan y su autoestima se ve mermada al verse equiparado con dichas máquinas.

  Si analizamos a Peter Drucker, en sus tópicos sobre la "Gestión", observaremos que pone como ejemplo de lo anteriormente citado a Henry Ford y cómo su prestigiosa fábrica de autos, tan próspera y pujante al principio, perdió mucho debido a la incapacidad manifiesta de delegar en otros (modelo fordiano de gestión).

  En una organización nadie puede hacer todos los trabajos que se refieren a un área de responsabilidad. Quienes tienen ésta responsabilidad, pueden y deben delegar en otros. El no cumplir con este principio hará que la empresa pierda dinamismo y empuje, sea relegada de su sitial en el mercado y corra el riesgo de desaparecer.

  En resumen, hoy en día, entendemos y visualizamos a la empresa como un conjunto de colaboradores que utilizando y empleado de manera correcta sus habilidades, potencialidades y responsabilidades diferenciadas, realizan un emprendimiento, se esfuerzan en un proyecto único, cuyo logro satisface sus aspiraciones personales, profesionales y les permite vivir dignamente del fruto de su trabajo. Hemos dejado la antigua concepción del manejo rígido del personal en la medida que los modos de producción y la tecnología han evolucionado en el tiempo.

  Entonces podemos afirmar que en la actualidad la gestión de los recursos humanos constituye un sistema dentro de la empresa, capaz el más delicado de todos, cuya premisa fundamental es concebir al colaborador dentro de la unidad productiva como un factor que hay que optimizar de la mejor manera entendiendo que el factor humano es el único elemento insustituible. Esta afirmación es válida para cualquier actividad económica.