A muchos nos ocurre que la señal Wi Fi casera no llega a todas las habitaciones de nuestra vivienda. Es posible resolver este problema sin tener que adquirir otro router o antenas.

De acuerdo a un video publicado en YouTube, solo tienes que vaciar una lata de bebida, cortarla con mucho cuidado y doblarla de tal forma que parezca un radar. Luego, deberás colocar cinta adhesiva para que se pegue de manera firme sobre la antena de tu router.

Puedes ver como hacerlo en el video tutorial que acompaña a la nota. Recuerda, es necesario el uso de guantes de goma para evitar cortes en los dedos.

(Operation Extended a Brew)

Fuente Original