La devaluación que está sufriendo el guaraní frente al dólar americano, supone que las exportaciones del país deberían crecer al abaratarse nuestros productos en el exterior, produciéndose el efecto contrario con nuestras exportaciones, las cuales terminarían si o si reduciéndose ya que se volverían más caras.

              Al analizar el comportamiento del sector exportador del país, durante los últimos doce meses, podemos apreciar que su desempeño ha estado por debajo de lo esperado, lo que ha generado un menor ingreso de divisas al país, por un lado, por factores externos que no podemos controlar como son:  precios internacionales más bajos y menores volúmenes exportados, producto de factores climáticos y condiciones adversas para nuestra producción.

              Esta devaluación de nuestra moneda, superando ampliamente la barrera de los 6,000 guaraníes por dólar, ha producido un efecto casi inmediato sobre el precio de los bienes transables mayoritariamente importados en nuestro país, lo que a su vez generará aumentos en los niveles de inflación por el efecto traspaso, afectando el poder adquisitivo de los consumidores paraguayos. Por lo expuesto es inevitable los incrementos en los costos de producción de las empresas y en las tasas de interés, impactando negativamente el ritmo de crecimiento de la economía paraguaya y en especial de Ciudad del Este.

              Esta subida en el tipo de cambio nominal, trae como consecuencia una caída en el valor de los salarios reales de los paraguayos, hace más costosas las importaciones y a su vez frena el comercio en Ciudad del Este. Es importante para el país que se implemente medidas que fomenten las exportaciones y las diversifiquen para sí generar más dólares, y des este modo lograr una disminución del tipo de cambio nominal, abaratándose como consecuencia los productos importados y generándose un mayor flujo comercial en Ciudad del Este.

              No debemos dejar de lado el comportamiento de la relación “Dólar Americano – Real Brasileño” y la evolución de su economía, la cual no está pasando por uno de sus mejores momentos, con tasas de desempleo mayores y salarios reales muy por debajo de lo que fue en años anteriores, Ciudad del Este enfrenta una serie de dificultades y desafíos sin precedentes que requiere de medidas complejas y creativas que ayuden a salir que esta ciudad recobre su dinamismo y fortaleza económica.

Autor: Dr. Eduardo Chavarri – Director de la Escuela de Postgrado